Desayuno a la cama de la afectuosa novia que quiere la leche caliente del novio. Perilloja de coletas lo despierta con huevos y tocino, pero el condimento es la camisa blanca sensual y esa mirada pidiendo tomar la leche del pico. El pene llega a su boca, ella mama, luego un 69 los pone a tono. Tomó la verga en su mano, apoyó la vagina y suavemente sube y baja. Polvazo mañanero y rostro enlechado.