Que el patrón la observe la pone intranquila llevando a la joven sirvienta a aceptar para extra por un polvo. Ha llegado la chica que limpia permitiendo a la esposa salir de compras. Mientras hace las tareas al marido no puede dejar de mirar esas calzas negras y ante la pregunta de que quiere saca dinero y le hace la propuesta. En segundos está arrodillada, toda desnuda, fregando el pene al jefe.