Que sea la hija del hermano no impidió que le suba la falda en el home cinema para tener sexo mientras miran un pornete. La sobrina ha llegado de visitas, es petisa, usa falda corta y ajustada, sus ojos son celestes. Impresionada por el condominio del tío se sienta en la sala de cine y le da play, pero cuidado, una película para adultos en punta. Que hacer cuando llegó el tiito, menos al ver que la nena se da dedos sobre la tanga. En acuerdo siguieron viendo y la calentura se hizo presente con un polvo que termina en la cara de la invitada.