Aquejada por las ganas de coger la demantante esposa cosigue que su marido acepte un trío junto al colega. Al regresar de las compras se pareja juega pool con el invitado, ella se muestra con falda blanca ajustada y body. Muestra los zapatos nuevos dejando ver debajo de la minifalda. Excitda y sola se da cuando aparece el otro en su habitación a quien arroja a la cama y se la mama, al ser pillada lo convence de que ambos tengan sexo con ella.